La conciencia sensorial es un trabajo que nos ayuda a redescubrir nuestras facultades naturales a través de los sentidos, conectándonos con la autenticidad y la vitalidad que una vez tuvimos como niños. Mediante la atención consciente sobre nuestra experiencia, establecemos una conexión más intensa con el mundo que nos rodea.

Sin tener que hacer nada especial. No hay técnicas o ejercicios. En realidad nuestros sentidos están percibiendo todo el tiempo. Sólo tenemos que aprender a prestar esa atención consciente a nuestra experiencia, algo que no es común en nuestra cultura occidental, en la que se tiende a analizar la vida de forma únicamente mental, y a menudo de forma excesiva y complicada. Este, en cambio, es un trabajo profundamente natural y muy accesible. Los participantes comúnmente reportan una sensación de verdad profunda, de “volver a casa”: Volver a nosotros, el uno al otro, a todo lo que existe.

En los talleres, clases y sesiones, los estudiantes son guiados a través de experimentos sensoriales simples para ayudarles a estar más plenamente en contacto con su propia sensitividad y en sintonía con las dinámicas que compartimos: la gravedad, la respiración, el equilibrio, la energía, el movimiento, etc. A través de un proceso progresivo de expansión de la conciencia, los pensamientos y tensiones habituales pasan a un segundo plano, mientras que nuestra percepción sensorial se va revitalizando, y nos lleva a vivir cada momento de forma más plena y clara. Así incorporamos gradualmente una mayor presencia, calma y autenticidad en nuestra vida diaria.

Más allá de estos sencillos experimentos, surge de forma natural un sentido de conexión y relación con nosotros y con el mundo que nos rodea. Es muy distinto tener un concepto intelectual acerca de cada una de las cosas que forman parte de nuestro entorno, a conocerlas y vivirlas a través de la experiencia plena de nuestros sentidos, cuando éstos están totalmente presentes en la maravilla de estar vivos.

Aunque similar en objetivos a otros tipos de prácticas, como la meditación o el mindfulness, este trabajo no dogmático ofrece un modo accesible y probado de reavivar en nosotros una mayor vitalidad y presencia. Desarrollado en Europa durante muchos años, y posteriormente trasladado a los EE.UU. y popularizado por Charlotte Selver, el Sensory Awareness o Consciencia Sensorial ha tocado las vidas de miles de personas. Muchas de ellas encuentran en esta práctica transformacional las bases para mejorar su vida.

Sábado 27 de Mayo de 10 a 13.30h y de 15.30h a 19h – Domingo 28 de 10h a 13.30h

 

 

 

0 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*