Yoga

unidos en cuerpo y mente

Yoga a tu medida

Esta modalidad esta pensada para adaptarse al estilo de vida actual.

El concepto es simple: te damos clase a la hora que a ti te venga bien.

Puedes decidir venir sola o en compañía de tus amigas. En grupos de máximo 3 personas.

Podemos adaptar las clases a tus necesidades físicas o de horario.

Añadirás los beneficios de la práctica personalizada a los del Hatha yoga.

Ya no hay obstáculos para tu práctica. Mejor imposible.

clases de Yoga

El Yoga es un compendio de técnicas milenarias de índole psicofísica provenientes de la India. La experiencia demuestra sobradamente que su práctica no solo es fuente inestimable de salud, sino que posibilita el desarrollo integral de las personas.

Beneficios

A nivel físico mejora y regula el funcionamiento del organismo en general. Alivia y corrige problemas del sistema locomotor. Mejora la postura.

A nivel emocional y psicológico posibilita el acceso a niveles profundos de calma, armonía, y bienestar.

A nivel espiritual fomenta el sentido de significado y trascendencia de la propia existencia.

Nuestras clases

En nuestras clases de Hatha yoga, se trabaja con asanas (posturas) que flexibilizan, fortalecen y estiran todo el cuerpo. Fruto de la práctica precisa y consciente, la corriente de pensamientos se calma y el cuerpo se relaja, dando lugar a un estado armónico de equilibrio y energía. El sistema nervioso se calma y todo el organismo se vé profundamente beneficiado por ello.

Las clases se complementan con técnicas de cultivo de la atención consciente, respiración, y relajación.

Yoga para embarazadas

Clases adaptadas para las mujeres en periodo de gestación. Puedes optar por las clases de yoga a tu medida o integrarte en los grupos de yoga.

El yoga proporciona a la mujer embarazada la capacidad de adaptarse a los cambios internos y externos con extraordinaria facilidad. La práctica del yoga durante el periodo de gestación aporta el espacio y el tiempo que la mujer precisa para integrar el proceso de cambio que está teniendo lugar.

El yoga es una ayuda maravillosa para la mujer embarazada. Le permite soltar la tensión física acumulada en sus articulaciones y músculos, para deshinibirse y descargar sus emociones.

Facilita el equilibrio e influye en el cuerpo y la mente de forma positiva dando a la mujer gestante fuerza para el parto y la maternidad.

Practicando las posturas o asanas de yoga, la embarazada aprende a relajar las rigideces musculares a través de la respiración y el estiramiento. Esto es un entrenamiento maravilloso que será de gran ayuda para cuando, en el proceso del parto, tengamos que gestionar el dolor de las contracciones.

Y lo más importante para nosotros es la gran facilidad de comunicación que se establece entre el bebe y la mama cuando esta práctica yoga. La apertura, consciencia interna y escucha que se fomentan con la práctica del yoga, permiten increíbles estados de armonía entre ambos.

En definitiva, prácticar yoga durante el embarazo es una experiencia de la que nunca te arrepentirás.

Sobre el Yoga

Los restos arqueológicos donde aparecen por primera vez vestigios fehacientes de la existencia del yoga datan aproximadamente del año 3000 antes de Cristo, y se trata de sellos de piedras con figuras de posiciones yóguicas pertenecientes a las civilizaciones de los Valles del Indo y Saraswati, en la India.

Las escrituras hindúes de mayor antigüedad se encuentran entre las más antiguas del mundo y en ellas también se hace referencia al Yoga, concretamente en los Vedas, textos sagrados donde se contiene todo el acerbo religioso-filosófico de la India y que constituyen todo un acopio de sabiduría en el campo del conocimiento del ser humano a nivel físico, metafísico y puramente espiritual.

Este conocimiento védico se conservó de generación en generación por tradición oral, mediante la recitación de su contenido en forma de aforismos, siendo recogidos por escrito, por primera vez, hace unos cinco mil años y apareciendo las referencias al yoga, particularmente, en el Rig-veda y en el Atharva-veda, las cuales se remontan al año 2500 antes de Cristo.

En occidente la parte más conocida de los Vedas son los Upanisads, tratados y poemas filosóficos y místicos que exploran la naturaleza del alma humana. Es en los Upanisads, la última parte de los Vedas, (1500 antes de Cristo) donde se encuentra la base de las enseñanzas yóguicas.

Pero es Patañjali el que tradicionalmente ha sido considerado como el autor –el “padre”- del texto fundamental del Yoga: los Yogasutra. Lo poco que se conoce de Patañjali es legendario y está lleno de contradicciones. Mitológicamente se lo considera como una encarnación del dios serpiente Sesa, que rodea y sostiene el universo en forma de Océano Cósmico. Aunque los Yogasutra datan entre el siglo II antes de Cristo y el siglo VI después de Cristo, sin embargo, aún no ha podido determinarse claramente la identidad de su autor ni la fecha exacta de su composición, aunque sí parece que puede identificarse con Patañjali, el filólogo hindú del siglo II a.C.

Desde sus orígenes la influencia del Yoga fue constante y profunda en toda Asia. Así, hubo un Yoga budista, hindú, chino, tibetano, etc; y a través de los descubrimientos realizados por los yoguis a lo largo de la historia, se han sistematizado en los diferentes sistemas de yoga tradicionales (Astanga Yoga, Hatha Yoga, Kundalini Yoga, Mantra Yoga, etc.).

Pero Occidente no supo de su existencia hasta hace ahora unos escasos 125 años, cuando algunos soldados británicos que habían servido en la Indica lo dieron a conocer, no siendo hasta la década de los 60 y 70 del Siglo XX cuando numerosos maestros indios comenzaron a llegar a Occidente para enseñar diferentes tipos de yoga y Meditación.

El yoga practicado en Occidente tiene su origen en el denominado “yoga Ashtanga”, creado por el maestro hindú Sriman Krishnamachaya –considerado e fundador del Yoga moderno-  siendo su hijo y varios de sus discípulos los que introdujeron el movimiento en Occidente en los años 60.

Dos maestros del yoga fueron particularmente influyentes en la historia de occidente: B.K.S. Iyengar y Krishna Pattabhi Jois.

Pattabhi Jois enseñó en su escuela de Mysore. En la India meridional, hasta pocos años antes de su muerte, el 18 de Mayo de 2009,  donde se practica una adaptación del yoga Ashtanga.

Por su parte, Iyengar, aún vivo y en activo en la impartición  directa de sus enseñanzas a sus 90 años en su escuela de Pune, ha perfeccionado un hatha yoga que se focaliza, principalmente, en la alineación corporal  y cuyo objetivo es la relajación total. Mediante ciertos tipos de asanas (posturas), este yoga intenta reencauzar a Prana (energía) a través de sus naturales conductos dentro del cuerpo sutil, para que circule libre y equilibradamente. También se cuida que la respiración sea la correcta para cada asana. Es un estilo en donde se incorpora el uso de bloques, correas o ligas para facilitar al practicante a ejecutar perfectamente las asanas y las vinyasas, transición entre una asana y otra. Este Yoga se sirve del cuerpo como instrumento de bienestar y perfeccionamiento para llegar a la unión con el alma y con el espíritu.

En la actualidad se práctica el yoga por todo el mundo.

 

“ATHA YOGA ANUSHASANA”

En sentido literal Yoga significa “unión” del pensamiento con las emociones, las sensaciones y el cuerpo físico. De la personalidad con el Ser interior y de la individualidad con el Todo en el “aquí y ahora del eterno presente”

Capitulo I “Samadi Pada”

Yoga Sutras de Patanjali

Beneficios del yoga

1.- Flexibilidad general

La mejora de la flexibilidad es uno de los primeros beneficios más claros en la práctica a del Yoga. Durante la primera clase, probablemente no serás capaz de tocar las puntas de los pies con las manos, y ni mucho menos realizar arcos hacia atrás. Pero si uno se pone a ello con empeño, se notará un gradual aflojamiento, y eventualmente, algunas posturas que parecían imposibles, serán posibles al fin. También será notable la desaparición de dolores y tensiones. Eso no es una coincidencia. Las caderas tensas pueden constreñir la articulación de la rodilla debido a un inadecuado alineamiento del fémur en el muslo con las espinillas. Unos músculos isquiotibiales tensos pueden conducir a un aplanamiento no natural de la columna lumbar, lo cual puede causar dolor. Y la inflexibilidad en los músculos y los tejidos conectivos, tales como las fascias (envoltura de los haces musculares) y los ligamentos, pueden causar una postura deformante.

 

2.- Fortalecimiento de los músculos.

Los músculos fuertes hacen mucho más que tener buen aspecto. También nos protegen de dolencias como la artritis y o el dolor de espalda y ayudan a prevenir las caídas en las personas mayores. Y cuando se ha logrado obtener fortaleza a través del Yoga, ésta se equilibra con la flexibilidad. En el caso de que uno fuera a un gimnasio parar levantar pesas con ánimo de “hacer músculos”, se conseguiría fortaleza a expensas de la flexibilidad.

 

3.- Cabeza en Línea 

Tu cabeza es como una bola de bolera, grande, redonda y pesada. Cuando se encuentra bien equilibrada, directamente sobre una espina erecta, los músculos del cuello y de la espalda utlilizan mucho menos esfuerzo para sostenerla. Muevelá unos milímetros hacia delante, sin embargo, y comenzarás a sentir una tensión en dichos músculos. Mantén esa pesada bola de billar caída hacia delante durante doce horas y no te extrañarás de sentirte fatigado. Y la fatiga no es solo el ùnico problema. La mala postura puede causar lesiones y dolencias en el cuello, la espalda , otros músculos y las articulaciones. A medida de que la cabeza se desploma, el cuerpo puede compensar aplanando la curva normal del cuello y de la zona lumbar. Esto puede causar dolor y artritis degenerativa en la columna.

 

4.- Las articulaciones se alimentan 

Cada vez que se practica Yoga, se llevan las articulaciones a una gama completa de movimiento. Esto puede ayudar a prevenir la artritis degenerativa y a mitigar esa dolencia mediante el “efecto esponja” de las áreas de cartílago que normalmente no son utlizadas. El cartílago de las articulaciones es como una esponja; recibe los nutrientes frescos solamente cuando absorven los fluídos. Sin un adecuado mantenimiento, las abandonadas áreas de los cartílagos se pueden fatigar, exponiendo el hueso debajo a convertirse en una especie de “zapatas de freno desgastadas”.

 

5.- Espina Dorsal nutrida 

Los discos vertebrales , absorbedores de trauma entre las vértebras, se pueden herniar y comprimir nervios , “adoran” el movimiento. Esta es la única forma en la que pueden conseguir sus nutrientes. Si se trabaja una buena y equilibrada tanda de aperturas y plegamientos , tanto adelante como hacia atrás, combinado con torsiones, eso ayudará a suministrar el alimento y mantendrá a las vértebras sueltas y saludables.

Horarios de Yoga

Lun Mar Mie Jue Vie
11:00

Hatha yoga

Hatha yoga

20:00

Hatha yoga

20:30

Hatha yoga

Hatha yoga