Embarazo y nutrición son conceptos indisolubles durante este periodo fundamental en el ciclo de la vida. Pero no sólo. La alimentación también tiene una importante relevancia en la fertilidad y el riesgo de pérdida de embarazo, tal y como cita la american journal of obstetrics & gynecology ;  A continuación Teresa Brozeta, nuestra nutricionista, te cita algunos de los conceptos más importantes a tener en cuenta.

Si precisas información personalizada para tu estado o tipo de vida, puedes pedir cita con nosotros.

 

Alimentación y seguridad durante la gestación

 

El embarazo es una de las etapas de la vida de una mujer donde los cambios, fundamentalmente hormonales y físicos son mas significativos.Una alimentación adaptada a estos cambios es básica tanto para la mujer gestante como para el bebé. Así pues, durante el embarazo, post parto y lactancia podemos y debemos cuidarnos nutricionalmente. Tras el parto, la mujer, sigue sufriendo cambios naturales. Es recomendable que en esta etapa que continua de manera natural no sea olvidada. La lactancia, si es posible instaurarla, conlleva un incremento de líquidos y aporte calórico de manera específica. Incluso con la idea de quedarnos embarazas la Alimentación debe ser supervisada por un Dietista-Nutricionista.

 

El control del peso durante la gestación tiene gran relevancia, siendo entre 10 y 12 Kg. una ganancia de peso saludable.

El peso de la madre antes del embarazo es un factor importante antes de concebir. Si existe sobrepeso o incluso obesidad es importante realizar una dieta bajo supervisión dietética para comenzar desde un peso correcto.

 

En el momento que nos quedamos embarazadas nuestra digestión comienza a ser mas lenta, la razón es sencillamente que el feto aprovecha al máximo los nutrientes. Por ello, en función de cada trimestre el feto demanda unos nutrientes u otros.

 

Durante el primer trimestre la ganancia de peso debe oscilar entre los 0,5 Kg y los 1,5 Kg. Las nauseas, mareos destacan en este trimestre.

 

  • Aumentar la cantidad de alimentos que aportan hidratos de carbono de absorción lenta, siendo muy recomendable los productos integrales.
  • Aumentar las grasas saludables, le damos prioridad al aceite de oliva, aceite de aguacate, frutos secos sin sal  y pescado azul.
  • Moderar el consumo de proteínas destacando las proteínas magras y las vegetales complementadas con cereales, tofú, seitán o huevos.

 

Minerales

 

  • Aumentar la ingesta de yodo,es un mineral importante durante todo el embarazo. Se encuentra en los alimentos que provienen del mar, pescado, marisco y algas. Se recomienda comer pescado 4/5 veces a la semana.
  • Aumentar el consumo de calcio a partir de lácteos, legumbres, avena, almendras, etc. Durante el embarazo nuestros requerimientos se ven aumentados, su importancia es fundamental para prevenir la descalcifican ósea habitual en la menopausia.
  • Prevenir la anemia fisiológica durante esta etapa aumentando la ingesta de hierro. Aunque en muchas ocasiones en necesaria la suplementación. Si comemos alimentos ricos en hierro junto con Vitamina C aumentamos su absorción y su efectividad.

 

Vitaminas

 

  • Las mas destacadas son A, C, D y E así como las del grupo B. Verduras frescas, frutas, carnes, pescados, cereales integrales aportan suficiente cantidad de las mismas.
  • Vitamina B9 o Ácido Fólico. El déficit de esta vitamina provoca malformaciones en el feto. Su suplementación suele ser pautada incluso previa al embarazo. Son fuentes de esta vitamina el hígado,legumbres, cereales y verduras de hoja verde.

 

Durante el segundo y tercer trimestre nuestras las necesidades cambian y aumentan al igual que el tamaño del feto.

Concretamente en el segundo trimestre se recomienda ganar entre 3,5 Kg y 4 Kg. En el tercer trimestre entre 4´5 y 5 Kg peso. Además en este periodo suele ser habitual padecer estreñimiento, reflujo o acidez, insomnio y/o calambres musculares.

 

Seguridad alimentaria durante el embarazo

 

Existen alimentos o productos que necesitan unos cuidados especiales. Estos alimentos en si mismo no son tóxicos pero al tener menos control higiénico que otros suponen un riesgo para el feto. Una manipulación correcta o su exclusión total nos asegura disminuir el riesgo de infección.

 

Se aconseja

 

Lavar las verduras con desinfectante alimentario.

No consumir carnes crudas o embutidos cárnicos si no estás inmunizada frente a la toxoplasmosis.

Evitar los quesos de pasta blanda elaborados con leche sin pasteurizar o patés refrigerados.

Evitar pescados grandes con importantes cantidades de mercurio así como pescados crudos tipo sushi o ceviche.

Productos elaborados con huevos crudos, como mayonesas o postres caseros.

 

Como vamos viendo el embarazo es un momento  de constantes cambios, tanto físicos como mentales. Con una alimentación variada, equilibrada y consciente conseguimos salud para nosotras y para nuestro bebé.

 

Autora: Teresa Brozeta Benítez. Número de colegación: AND-00047

Graduada en Nutrición Humana y Dietética por la universidad de Navarra

Post grado el Composición de los Alimentos. Post grado en Obesidad Humana. Formadora de formadores.

Dietista -Nutricionista en la Unidad de Alimentación del HU Virgen del Rocio desde 2006.

Tutora en prácticas de D-N en el HUVR. Elaboración de cursos de nutrición básica para plataformas docentes en HUVR.

Nutricionista del Proyecto Nutra. Laboratorios Abbot. Medicina Oncológica HUVR.

Intolerancias alimentarias, alergias, insuficiencia renal, celiaquía, fructosemias, etc.

Dietista – nutricionista del estudio de yoga y pilates porvenir 14 en Sevilla

 

0 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*